Italia tiene la electricidad más cara de Europa: ¿sólo el gas tiene la culpa?

Energía - octubre 18, 2022

Italia es actualmente el país con los costes de electricidad más altos de Europa.
De hecho, los aumentos constantes y progresivos han elevado el coste a cifras exorbitantes, 10 veces más que hace sólo dos años.
Pero, ¿cuáles son las causas del aumento del coste de la electricidad, y es realmente un fenómeno causado por el conflicto ruso-ucraniano?
En gran medida sí, pero las verdaderas razones vienen de tiempos más lejanos y de una serie de decisiones estratégicas y políticas muy anteriores a la invasión rusa de Ucrania. De hecho, si echamos la vista atrás, en 2021, Italia ya pagaba un coste de la electricidad más alto que el resto de países, ciertamente más cercano a los precios de sus socios europeos, pero todavía más alto.
La causa principal se debe al sistema de producción de electricidad, ya que Italia es muy dependiente del gas natural para la producción de electricidad, con un porcentaje que cubre aproximadamente el 49% de las necesidades energéticas de Italia.
La decisión tomada hace años de abandonar por completo la vía nuclear, y la reciente de dejar de extraer gas en suelo nacional, han influido mucho en el aumento de los costes. Si a esto le añadimos que la mayoría de las fuentes alternativas de Italia son hidroeléctricas, la escasez de lluvias no ha ayudado en absoluto.
Por eso, desgraciadamente, nuestra electricidad no puede prescindir del gas en estos momentos, y el precio del gas natural se encuentra actualmente en el nivel más alto de la historia, según la cotización de Ttf en la bolsa de Amsterdam.
Una mezcla de razones económicas y geopolíticas ha generado, sin duda, el aumento, siendo el conflicto entre Ucrania y Rusia la principal causa de lo que muchos analistas consideran, de todos modos, una fase ampliamente especulativa.
Pero, ¿por qué Italia paga el precio más alto de Europa?
Como se ha mencionado, el país depende en casi un 49% del gas para la producción de electricidad, a diferencia de otras naciones que han tenido la capacidad de diversificar más la producción.
En particular, España, que depende del gas en un escaso 26% gracias a una política que le ha llevado a producir casi el 50% de su energía con la hidroeléctrica, la eólica y la solar, y Francia, con una acertada política de energía nuclear y fuentes alternativas que hacen que el gas produzca sólo el 6% de la electricidad.
Ciertamente, la nueva dirección política italiana augura un buen futuro en este sentido, el centro-derecha y la próxima primera ministra Giorgia Meloni nunca han ocultado sus intenciones de volver a la energía nuclear de última generación, pero desgraciadamente la fase de emergencia no puede esperar.
Por ello, Giorgia Meloni reclama la disociación de los precios del gas y la electricidad y la limitación del precio del gas como medidas inmediatas. Si lo consigue y se añaden plantas de regasificación, es probable que el nivel de emergencia se reduzca también para Italia.
Pero la línea hacia el futuro de la energía sólo empezará a trazarse realmente si Europa logra encontrar un acuerdo y una síntesis, una síntesis que necesariamente debe tener en cuenta el presente.

The text was translated by an automatic system