Mujeres líderes en Europa: la elección de Giorgia Meloni como Primera Ministra italiana

Cultura - noviembre 2, 2022

Es 2022 el año que quedará marcado en los libros de historia como aquel en el que, por primera vez, el Bel Paese habrá visto la elección de una mujer como Primera Ministra: Giorgia Meloni. «Una gran responsabilidad», como quiso compartir la propia PM durante su discurso de apertura en la Cámara de Diputados el 25 de octubre. Institucional sí, pero también emotivo; Meloni no sólo fue a ponerse un nuevo traje político, sino que sentó las bases para que en el futuro podamos pensar en su mandato como el de la primera mujer Primera Ministra italiana que ha sabido con profesionalidad y orgullo mantenerse en un periodo histórico muy complicado para Italia. Sí, una gran responsabilidad. Sin embargo, el compromiso de la Primera Ministra durante las dos últimas décadas sugiere que no le faltan fuerza y resistencia, cualidades esenciales para salir de otra crisis y gestionar las relaciones internacionales con conciencia.

 

El futuro se construye con la historia

 

Durante el discurso, Meloni también mencionó y agradeció a todas aquellas mujeres que pusieron la «primera piedra», las que le «concedieron» la lucha diaria para llegar a sentarse entre los más altos cargos del Estado. Era una larga lista recitada con pasión; por un momento, parecía que Giorgia Meloni estaba sola con «sus mujeres», que todos los que la rodeaban habían desaparecido para dejar espacio al peso de las figuras pasadas en revista.

«Entre las muchas cargas que hoy siento que pesan sobre mis hombros, no puede faltar la de ser la primera mujer en presidir el Gobierno de esta nación», dijo el Primer Ministro y luego hizo un recorrido de palabras sobre las mujeres que «se atrevieron, por ímpetu, por razón o por amor». Como Cristina (Trivulzio di Belgioioso), elegante organizadora de salones y barricadas. O como Rosalie (Montmasson), lo suficientemente testaruda como para irse con los Mil que hicieron Italia. Como Alfonsina (Strada), que pedaleó con fuerza contra los vientos de los prejuicios. Como María (Montessori) o Grazia (Deledda), que con su ejemplo abrieron las puertas de la educación a las niñas de todo el país. Y luego Tina (Anselmi), Nilde (Jotti), Rita (Levi Montalcini), Oriana (Fallaci), Ilaria (Alpi), Mariagrazia (Cutuli), Fabiola (Giannotti), Marta (Cartabia), Elisabetta (Casellati), Samantha (Cristoforetti), Chiara (Corbella Petrillo). Gracias. Gracias por demostrar el valor de las mujeres italianas, como espero poder hacer yo también.«. Un largo aplauso acompañó a los sinceros agradecimientos y a la esperanza de que consigamos nuestro objetivo.

 

Esta elección, más allá de su significado simbólico, representa en realidad un enorme avance a nivel nacional e internacional. La inclusión y la igualdad de oportunidades son, entre otras cosas, un punto sobre el que el nuevo gobierno pretende tomar medidas concretas. Todas las mujeres mencionadas por Meloni han realizado cambios significativos; lo que queda de ellas no es la representación, sino un legado severo, importante e indiscutible en el plano de la practicidad. Hay más: cada uno de ellos se movía en ámbitos y ambientes diferentes, otro elemento no aleatorio sobre el que descansa el testimonio de estima del PM. Del mundo de la educación al de la edición, pasando por las instituciones y la ciencia: un parterre de nombres que la historia no olvidará.

 

Giorgia Meloni piensa a lo grande, pero con humildad: esto es lo que se desprende del discurso. Por otro lado, un líder, independientemente de su género, debe ser capaz de enfrentarse a las dificultades con fuerza, sin olvidar nunca el punto de partida. Un reto, sin duda, una pesada carga, pero también el motor que impulsa a quienes dirigen una nación. Y las demás mujeres de Europa que han sabido hacer malabares y ocupar altos cargos en el panorama político también dan fe de ello.

 

Las mujeres y Europa: la política reduce la brecha de género, pero aún quedan muchos pasos por dar

 

Antes de la elección de Giorgia Meloni, Nilde Iotti, Irene Pivetti y Laura Boldrini habían sido presidentas de la Cámara de Diputados, mientras que Elisabetta Alberti Casellati era la única mujer presidenta del Senado de la República. En el resto de Europa, sin embargo, ya había comenzado una ola, y hace tiempo, un cambio de género dispuesto a romper «el techo de cristal»

 

Piensa en Inglaterra. La primera ministra Liz Truss, ya dimitida, pasó a ocupar el liderazgo después de Theresa May y Margaret Thatcher.

 

En Finlandia, Sanna Marin rompió otro tabú: no sólo es una mujer líder, sino que es la persona más joven en asumir el título, con sólo 34 años.

El primer ministro danés, Matte Frederiksen, lleva en el cargo desde 2019, mientras que en Lituania, Ingrida Šimonytė dirige el Gobierno.

 

La lista no acaba ahí: desde 2017 Katrín Jakobsdóttir dirige el gobierno islandés, y en Estonia Kaja Kallas ocupa el cargo desde el año pasado, al igual que Magdalena Andersson en Suecia y Elisabeth Borne en Francia.

 

Sin olvidar a Ursula von der Leyen, jefa de la Comisión Europea, Roberta Metsola, presidenta del Parlamento Europeo, y Christine Lagarde, número uno del Banco Central Europeo.

 

Esta información no pretende ser un manifiesto, sino una advertencia: el cambio que se está produciendo no conoce ideologías ni partidos; mujeres y hombres pueden y deben compartir el mismo espacio político. Una advertencia, decía, para las niñas y las jóvenes que aspiran a llevar su voz a los edificios institucionales asumiendo el más alto cargo.

 

Hablando de mujeres y de la brecha de género…

 

Dando un paso atrás y volviendo al discurso pronunciado en la Cámara por Giorgia Meloni, informamos de otro pasaje relativo a las mujeres y la desigualdad de género. El Primer Ministro habló sobre la familia, destacando cómo las políticas adoptadas hasta ahora no han logrado resultados aceptables. Meloni añadió también que es hora de poner fin al invierno demográfico que, desde hace tiempo, caracteriza la natalidad en Italia.

«Para salir de la glaciación demográfica y volver a producir esos años de futuro, ese PIB demográfico que necesitamos», explicó, «necesitamos un plan masivo, económico pero también cultural, para redescubrir la belleza de la paternidad y volver a poner a la familia en el centro de la sociedad». Es entonces un compromiso nuestro, asumido también en la campaña electoral, aumentar las cuantías del subsidio único y universal y ayudar a las parejas jóvenes a obtener una hipoteca para su primera vivienda, trabajando progresivamente para la introducción del cociente familiar. Y como los proyectos familiares van de la mano del trabajo, queremos incentivar el empleo de las mujeres en todos los sentidos«, sí, el empleo femenino. De hecho, la accesibilidad al mercado laboral se ve obstaculizada en gran medida precisamente por la paternidad; muchas mujeres se ven a menudo obligadas a elegir entre una carrera y ser madre. En ese sentido, las palabras pronunciadas por el presidente ya han sido escuchadas a lo largo del tiempo -son las cifras, los datos objetivos, los que determinan las cuestiones críticas y las disparidades relacionadas con el mundo del trabajo-, pero lo innovador es que por primera vez es una mujer líder la que las pronuncia, desde ese micrófono, en ese espacio. Esta parte del discurso también fue recibida con un estruendoso aplauso; una señal de lo mucho que el nuevo ejecutivo cree en las intenciones y capacidades del líder. Sin titubeos: en más de una hora de discurso, un torrente imparable de agradecimientos, objetivos, estrategias y sueños.

Meloni presume de otro «récord»: la rapidísima formación -en sólo 27 días- del nuevo Gobierno, un «deber para con los italianos: la dificilísima contingencia en la que nos encontramos no nos permite dudar ni perder tiempo. Y no lo haremos».

El «techo de cristal» se ha derrumbado, Italia vive un cambio y lo hace bajo el signo de Giorgia Meloni.

The text was translated by an automatic system