El comercio de diamantes, incluido en el nuevo paquete de sanciones contra Rusia

Comercio y Economía - octubre 18, 2022

La eficacia de las nuevas sanciones está en peligro debido a la contraestrategia rusa y a la inconveniente oposición de Bélgica

El comercio de diamantes en bruto con Rusia, estimado en 4.500 millones de euros en 2021 y en constante crecimiento, según fuentes europeas fiables, podría ser prohibido o al menos severamente limitado por la Comisión Europea en el último paquete de sanciones contra el Kremlin, en respuesta a una clara escalada de tonos en el actual conflicto contra Ucrania.

Hasta ahora, en los 7 paquetes de sanciones anteriores, el único comercio sin restricciones entre los países europeos y Rusia era precisamente el relativo a los diamantes en bruto, en realidad por la gran importancia económica que este intercambio representa para gran parte de Europa. Sin embargo, el octavo paquete de sanciones aún debe ser aprobado por el Comité de Representantes Permanentes del Consejo (Coreper) y antes de que se publique la lista oficial, la medida en cuestión es sólo hipotética, pero no por ello menos preocupante.

Ursula Von Der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, al anunciar un nuevo endurecimiento contra Rusia, el miércoles 28 de septiembre, precisó que además del comercio de diamantes, se propondrán también sanciones relativas a tecnologías fundamentales para la industria moscovita, como productos químicos, productos siderúrgicos, metales preciosos, armas civiles y productos farmacéuticos con el objetivo de debilitar la maquinaria bélica rusa.

Para obstaculizar la aplicación de las nuevas sanciones y, en concreto, las relativas a la exportación e importación de diamantes en bruto por parte de Rusia, está Bélgica que, con la ciudad de Amberes entre las más importantes del mundo en el mercado de los servicios de corte y pulido de diamantes, se arriesgaría a perder más de 10 mil puestos de trabajo y a una crisis económica aún más grave. Por lo tanto, Amberes no puede permitirse un embargo total de diamantes con Rusia, pero al mismo tiempo no puede obstaculizar, como país europeo, la activación de un nuevo paquete de sanciones que podría considerarse entre los más importantes diseñados hasta ahora.

El primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo, expuso en una conferencia en los últimos días todas las preocupaciones del gobierno belga sobre la cuestión del auto-daño europeo con sanciones demasiado ligadas a un comercio ahora globalizado como el de las piedras preciosas. Aunque hubo señales de apertura por parte de la diplomacia belga hacia las peticiones de otros estados como Polonia y los países bálticos que han hecho su trabajo de persuasión, pero todavía hay temores desvelados relacionados con la medida restrictiva sobre el comercio de diamantes.

A decir verdad, ya hoy, la exportación de diamantes a Rusia por parte de los países europeos ha sido interrumpida para perjudicar a la élite oligárquica del Kremlin pero, la exportación sigue siendo permitida por Moscú a Europa, precisamente para limitar el daño económico de las naciones involucradas en el comercio de piedras preciosas.

Ucrania, en los últimos días, ha señalado la presión de Moscú sobre la nación prorrusa de Bielorrusia, con el fin de llegar a la cima del Sistema de Certificación del Proceso Kimberley (Kpcs), el organismo internacional que certifica el uso de los beneficios del comercio de diamantes para que no puedan ser utilizados para financiar guerras civiles o derrocar gobiernos legítimos. Por supuesto, con la guerra en marcha, Rusia utilizaría todos los recursos posibles, incluidos los beneficios obtenidos del comercio de diamantes, para alimentar económicamente su dañada maquinaria de guerra, y una nación amiga, en el organismo de control, sería definitivamente muy útil.

Eludir las restricciones al comercio de diamantes en bruto procedentes de Rusia, que deberían estar presentes en el octavo paquete de sanciones, a decir verdad, podría ser relativamente fácil mezclando los diamantes rusos, seguramente «ensangrentados» con los de otras naciones, antes de introducirlos en el mercado europeo, para ser clasificados como «de origen mixto» y eludir los controles que les impedirían entrar en la UE.

The text was translated by an automatic system