fbpx

El empuje de los Fratelli d’Italia para cambiar Europa

Elecciones europeas - mayo 29, 2024

360 millones de ciudadanos europeos se preparan para votar. Del 6 al 9 de junio, de hecho, los votantes de los 27 Estados de la UE acudirán a las urnas para renovar el Parlamento del Viejo Continente. En comparación con hace cinco años, han cambiado tanto el número de votantes con derecho a voto -ya que en la última ronda también votaron los habitantes del Reino Unido, que el 31 de enero de 2020 abandonará oficialmente Europa- como el contexto geopolítico. Pesarán mucho en las decisiones de los ciudadanos del Viejo Continente las secuelas de la pandemia, el conflicto ruso-ucraniano, las crisis energética y climática, las entradas irregulares en Europa y el problema de los flujos migratorios incontrolables (según el informe de Frontex, en los dos primeros meses de 2024, 31.200 personas llegaron ilegalmente dentro de las fronteras europeas; la ruta más transitada ha pasado a ser la occidental, con 12.100 migrantes que salieron de las costas de Mauritania para desembarcar en las costas de las Islas Canarias), el acuerdo verde que debe revisarse o reformarse, y la pérdida de competitividad de las empresas europeas frente a Estados Unidos y China. Lo que está en juego no es sólo la composición política de los hemiciclos de Estrasburgo y Bruselas, sino el futuro de Europa, con sus prioridades por abordar y las nuevas cuestiones por situar en el centro de la agenda política de las Comisiones.

La espera está llegando a su fin, al igual que la campaña electoral. Los ojos de los analistas políticos se posan especialmente en unos pocos países que desempeñarán un papel clave en la determinación del nuevo equilibrio continental. Entre ellos está sin duda Italia. Los próximos 8 y 9 de junio -en la «Bota» se votará el sábado 8 de junio de 14.00 a 22.00 h. y el domingo 9 de junio de 7.00 a 23.00 h.- 47 millones de electores estarán llamados a elegir a 76 representantes, el 10,55 % de los 720 eurodiputados.

Fratelli d’Italia emerge como partido líder. En comparación con 2019 -cuando, como quinta fuerza política del país, consiguió elegir al Copresidente del Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos Nicola Procaccini (elegido en la Circunscripción de Italia Central), al Jefe de Delegación del FdI-CER Carlo Fidanza (Circunscripción Noroeste), a Sergio Antonio Berlato (Circunscripción Noreste), Pietro Fiocchi (Circunscripción Noroeste), Chiara Maria Gemma (Circunscripción Sur), Giuseppe Milazzo (Circunscripción de las Islas), Denis Nesci (Circunscripción Sur), Vincenzo Sofo (Circunscripción Sur) y Raffaele Stancanelli (Circunscripción de las Islas) – tiene otros números, otro peso político e institucional, y más de 580 días de buen gobierno. El trabajo realizado por la Primera Ministra Giorgia Meloni, tanto a nivel nacional como internacional, ha devuelto la credibilidad a la nación. Que Italia, gracias a las directivas, directrices y políticas del gobierno Meloni, cuenta mucho más en Europa es un hecho constatado. Incluso la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, propuesta como «spitzenkandidaten» por el Partido Popular Europeo, reiteró durante el debate entre los candidatos propuestos para ocupar el cargo en el Palacio Berlaymont que había trabajado muy bien con el Primer Ministro italiano. El viento ha cambiado, y Nicola Procaccini también lo ha señalado.

«Objetivamente», dijo el Copresidente del Grupo ECR y candidato número dos de Fratelli d’Italia -justo detrás de la Primera Ministra Giorgia Meloni- al margen del Premio Ciudad de Roma, «en Europa ya no se mira a Italia con prejuicios, los mismos prejuicios que habían acompañado el nacimiento de este gobierno dirigido por la Primera Ministra Giorgia Meloni. Hoy, la situación es distinta, y esto se nota también en la manera y el tono con que los medios de comunicación europeos más importantes informan sobre nuestro país. Si el periódico alemán más influyente admite que subestimó a los italianos, y si uno de los periódicos británicos más importantes se pregunta cómo Italia hizo lo que Gran Bretaña sólo podía soñar, sin tener en cuenta que cada día aparecen testimonios de este tenor para subrayar precisamente el cambio de perspectiva, significa que Italia se ve por fin en una posición fuerte, creíble y sólida. Ha llegado el momento de consolidar esta posición. Es ahora o nunca».

Italia, en resumen, está preparada para subir al escenario y labrarse un papel protagonista en las instituciones continentales.

«Creo que el punto de equilibrio está destinado a desplazarse hacia la derecha», añadió Procaccini. «Creo que ya podemos decir que la Comisión Europea, al ser una expresión de los gobiernos y no del Parlamento, será de centro-derecha, al igual que el Consejo Europeo. También creo que los Conservadores, gracias a Fratelli d’Italia en particular, pueden ser protagonistas. Hay elementos objetivos. Creo que Italia, precisamente a través de Fratelli d’Italia, puede tener un protagonismo en las instituciones europeas que quizá nunca ha tenido hasta ahora. Hasta ahora, siempre nos consideraban el furgón de cola, nos llamaban el «enfermo de Europa», pero hoy podemos contar con un gobierno sólido y estable que está consiguiendo resultados importantes. Todo esto, además de fomentar el optimismo, está creando un efecto positivo en toda Europa y dando una importante inyección de moral también a otras fuerzas conservadoras.»

Para las elecciones europeas, el movimiento político del primer ministro italiano ha redactado un manifiesto en el que se reivindica la defensa de la identidad de los pueblos y naciones del Viejo Continente. Fratelli d’Italia quiere que Europa demuestre que es un gigante político capaz de desempeñar un papel destacado en la escena internacional y de afrontar los retos de nuestro tiempo, como la política exterior, la defensa, la seguridad de las fronteras exteriores, la regulación de los flujos migratorios, el mercado único y la energía. El modelo propuesto es el de una Europa confederal que respete los principios de subsidiariedad y proporcionalidad sancionados por los tratados fundacionales de la UE y deje las políticas nacionales a la competencia de cada gobierno. El programa de Fratelli d’Italia para los Europeos enumera los 15 puntos centrales que tendrán que cambiar Europa. Desde el sector laboral, con inversiones en empresas y formación para crear empleo, hasta la justicia y la lucha contra la delincuencia, pasando por la defensa de los agricultores, la soberanía alimentaria y la naturaleza -pero sin ecofollies-, la salud y una asistencia sanitaria eficaz al servicio del individuo, el crecimiento demográfico como clave del futuro, la centralidad de la economía y las acciones contra la competencia desleal, la protección de las fronteras europeas (central será también el desarrollo del Plan Mattei para África) y la capacidad de Europa para garantizar la paz y la independencia energética (Italia puede y debe ser un polo energético para Europa). También son cruciales las estrategias para un continente más competitivo industrialmente, así como las directrices para la llamada economía del mar, las disposiciones destinadas a garantizar la igualdad de oportunidades y combatir todas las formas de violencia de género, y las normas relativas a la inteligencia artificial.

«Digamos que hay que cambiar no pocas cosas en Europa, porque, al final, el balance de estos últimos cinco años ha sido casi desastroso en muchos aspectos», prosiguió Procaccini, Copresidente de la ECR. «En particular, me recuerda este enfoque furibundo de la transición verde, que ha creado todo tipo de problemas en términos de economía y producción, pero sobre todo a nivel social, así como en términos de conservación del medio ambiente. Se trata de renovar muchas cosas, hay que cambiar lo básico y defender la idea original de Europa, que es una confederación de naciones libres y soberanas y no el superestado federalista que los izquierdistas querrían imponer, despojando a cada país de sus competencias y entregándoselas a Bruselas. Es un proyecto al que nos oponemos firmemente, y estoy convencido de que los ciudadanos italianos y europeos también se opondrán. Todo esto me hace confiar aún más en las elecciones que ahora son inminentes.»

La campaña europea de Fratelli d’Italia se cerrará el próximo 1 de junio, en Roma, con un discurso de la Primera Ministra Giorgia Meloni. El telón de fondo de la manifestación final será la céntrica Piazza del Popolo, que para la ocasión estará abarrotada de seguidores procedentes de todos los rincones del país. Todos unidos por la voluntad de cambiar Europa.