fbpx

Francia: El pacto de resistencia de la izquierda demostró su eficacia

Política - julio 11, 2024

Francia: Le Pen y Bardella derrotados por una participación récord

Los electores franceses volvieron a las urnas el domingo 7 de julio para elegir a los restantes miembros de la Assemblée Nationale. Con 76 elegidos en la primera vuelta, a 30 de junio quedaban 501 escaños por asignar en la segunda vuelta. Mientras que en la primera vuelta los candidatos debían obtener una puntuación superior al 50% para ser elegidos, en la segunda vuelta es elegido el candidato con mayor número de votos, aunque su puntuación sea inferior al 50%.

El Nuevo Frente Popular (compuesto por La France Insoumise, el Partido Socialista y otras formaciones ecologistas y de izquierdas) toma la delantera en las elecciones legislativas, reclamando el puesto de Primer Ministro y prometiendo un nombre para finales de semana. Se barajan varios nombres, como Olivier Faure, Fabien Roussel o incluso François Hollande: Jean-Luc Mélenchon ha sido excluido varias veces como posible Jefe de Gobierno.

El primer ministro Gabriel Attal ha presentado su dimisión esta mañana, en respuesta a la petición de Emmanuel Macron de que no renunciara a su cargo para «garantizar la estabilidad del país». El Elíseo ha anunciado que el jefe de Estado partirá hacia Washington D.C. el martes. participar en la cumbre de la OTAN, por lo que esperará a la «estructuración de la nueva asamblea» para «tomar las decisiones necesarias». Parece claro que no es fácil aceptar el liderazgo de extrema izquierda de los macronianos, especialmente tras el anuncio de Mélenchon de que «no quiere acuerdos con Macron».

A pesar del éxito de la izquierda, la extrema derecha ha progresado considerablemente, asegurándose una posición fuerte en el nuevo parlamento. La Agrupación Nacional, dirigida por Marine Le Pen, esperaba lograr una victoria histórica, con el objetivo de convertirse por primera vez en el partido más grande de la Asamblea Nacional. Los resultados del partido en la primera vuelta de las elecciones, donde quedó primero en las encuestas, alimentaron las expectativas de un punto de inflexión para la derecha francesa. Sin embargo, los resultados de la segunda vuelta pintaron un panorama diferente.

Al final del recuento, el Rassemblement National se detuvo en 142 escaños, el Nuovo Fronte Popolare en 178 y el Ensemble en 150. Hace dos años, los lepenistas se habían quedado en 89 escaños, por lo que se produjo un aumento sustancial en comparación con las actuaciones anteriores del partido, lo que pone de manifiesto el creciente apoyo a las políticas de extrema derecha en Francia. El éxito de la extrema derecha puede atribuirse a varios factores, entre ellos la preocupación por la inmigración, la seguridad y la percepción de que los partidos mayoritarios no abordan las necesidades de los franceses.

La Agrupación Nacional también ha conseguido desprenderse de su estatus marginal y establecerse como una fuerza política dominante, con potencial para dar forma al futuro de la política francesa. Sin embargo, la unidad estratégica de la izquierda francesa, conocida como «cordón sanitario», desempeñó un papel crucial a la hora de obstaculizar el éxito de Jordan Bardella en las recientes elecciones parlamentarias. Al retirar candidatos y apoyarse mutuamente en la decisiva segunda vuelta, los partidos centristas y de izquierda contrarrestaron eficazmente el impulso de la derecha lepenista. A pesar de los buenos resultados del partido de extrema derecha en la primera vuelta, el cordón sanitario permitió a la coalición de izquierdas salir victoriosa, consiguiendo más escaños que ninguna otra facción política.

Sin embargo, la opinión pública está dividida: por un lado, los sindicatos piden a Emmanuel Macron que «respete la elección de las urnas» y «pida la formación de un nuevo gobierno» en torno al programa del Nuevo Frente Popular; por otro, muchos no están convencidos de un gobierno dirigido por Mélenchon (incluso sin él como primer ministro) con una abstención o un apoyo externo de Macron. En primer lugar, sería otra publicidad para Marine Le Pen de cara a las elecciones presidenciales; en segundo lugar, porque los programas tienen importantes diferencias sustanciales, entre las que destaca la posición en política exterior.

Macron está de hecho a favor de una intervención armada en Ucrania y del apoyo a Israel, Mélenchon está a favor de la paz entre Rusia y Ucrania y en pleno apoyo de la causa palestina. Mélenchon está muy en contra de la reforma de las pensiones de Macron, además de querer una política económica mucho menos liberal que la propuesta por Ensemble. En resumen, ¿serán capaces las dos agendas de encontrar puntos de contacto que no sean «cualquiera menos Le Pen»?