Libertad de expresión amenazada por las redes sociales

Ciencia y Tecnología - diciembre 10, 2021

Las redes sociales no son solo empresas privadas. También son transportistas comunes…

Es oportuno, tal vez urgente, recordar los tres argumentos de John Stuart Mill a favor de la libertad de pensamiento y expresión: Primero, una opinión reprimida puede ser cierta. Negar esto es asumir nuestra propia infalibilidad. En segundo lugar, aunque la opinión suprimida sea un error, puede contener una parte de la verdad; y dado que la opinión que prevalece sobre cualquier tema rara vez es toda la verdad, es sólo por la colisión de opiniones adversas que el resto de la verdad tiene alguna posibilidad de ser proporcionado. En tercer lugar, aunque la opinión recibida no sólo sea verdadera, sino toda la verdad; a menos que se permita que sea, y de hecho lo sea, enérgica y seriamente impugnada, como dice Mill, la mayoría de quienes la reciban la considerarán como un prejuicio, con poca comprensión de sus fundamentos racionales. Mill señala que incluso la Iglesia Católica nombra a un ‘abogado del diablo’ cuya tarea es encontrar pruebas y argumentos contra la elevación a la santidad de personas eminentes.

Los censores son falibles, al igual que los periodistas

No necesito aceptar la controvertida concepción de Mill de una sociedad libre como un gigantesco club de debate donde todo debería estar abierto a dudas y discusiones para ver la fuerza de su posición falibilista. La censura significa que se confía a algunos individuos falibles el poder de suprimir opiniones, a diferencia del requisito razonable de que los ciudadanos asuman la responsabilidad de lo que han dicho: si se dedican a la sedición, la difamación o el acoso, pueden y deben ser llevados a juicio. Corte. Los censores serán siempre nombrados por las autoridades, y tenderán a proteger a esas autoridades. Es cierto que la libertad de pensamiento y expresión teóricamente puede existir en una autocracia como la Prusia de Federico II, aunque en general los gobernantes se verán tentados a abrogarla. Pero en una democracia moderna, la libertad de expresión es crucial, no solo para que los votantes escuchen ambos o todos los lados de un argumento antes de las elecciones, sino también para que la prensa libre actúe como una restricción para el gobierno, por muy populares que sean los gobernantes. en cualquier momento dado. Otro argumento más a favor de la libertad de expresión es que permite que las personas descarguen sus frustraciones con palabras en lugar de acciones: de lo contrario, podrían explotar, como teteras.

Por supuesto, a menudo se abusa de la libertad de expresión, sobre todo de la libertad de prensa. Los periodistas modernos son tan falibles como los censores de Mill, y algunos de ellos son maliciosos y están mal informados. Pero entonces no es la libertad de expresión la que tiene la culpa: es el perpetrador mismo (o ella misma). Aquí es apropiada la respuesta de San Juan Crisóstomo: “Oigo a muchos gritar cuando suceden excesos deplorables: “¡Ojalá no hubiera vino!” ¡Ay, locura! ¡Ay, locura! ¿Es el vino el que provoca este abuso? No. … Si dices: “Ojalá no hubiera vino” a causa de los borrachos, entonces debes decir, continuando gradualmente, “Ojalá no hubiera acero”, a causa de los asesinos, “Ojalá no hubiera noche”, a causa de los ladrones, “Ojalá no hubiera luz”, a causa de los delatores y “Ojalá no hubiera mujeres”, a causa del adulterio.’

Propiedad dispersa requerida

También es cierto que mi derecho a hablar no implica su deber de escuchar, o más importante, de poner sus recursos a mi disposición. Si es dueño de un periódico, no está obligado a imprimir mis comentarios, incluso si son correcciones de falsedades que haya publicado, a menos que un tribunal determine que dichas falsedades infringen la ley. Pero si agradece los comentarios justos y facilita las correcciones de errores de hecho, es un mejor periodista y merece elogios. Recientemente, por ejemplo, el finlandés Hufvudstadsbladet imprimió amablemente mis correcciones de un artículo hostil sobre Islandia. Sin embargo, el Süddeutsche Zeitung alemán no me permitió dejar las cosas claras sobre algunos informes maliciosos y engañosos sobre el mismo tema. Ni siquiera respondió a mi carta. Que así sea. La libertad de prensa es también la libertad de rechazar presentaciones, incluso correcciones inocuas. Nuevamente, si posee otro tipo de plataforma, por ejemplo, un gran foro abierto o una sala de reuniones, no está obligado a alquilármela. La razón por la que esto no suele ser un problema es que en una economía libre y competitiva hay disponibles muchas plataformas diferentes y diversas. Podría publicar los comentarios que Süddeutsche Zeitung se negó a imprimir aquí en The Conservative , y si quiero celebrar una reunión y usted se niega a alquilarme su auditorio, simplemente me iré a otra parte.

Pero, ¿y si en realidad no hay otro lugar adonde ir? Si la libertad de pensamiento y expresión va a ser más que una frase vacía, parece requerir una propiedad dispersa de los medios y otras plataformas públicas, a menos que confíes en la bondad y tolerancia básicas (y, como subrayaría Mill, en la infalibilidad) de monopolistas Hay una verdad básica en la exclamación de Rosa Luxemburg de que la libertad es siempre la libertad del disidente, ‘die Freiheit der Andersdenkenden’. ¿Cómo se mantiene la libertad del disidente si una sola agencia controla el acceso a todas y cada una de las plataformas que el disidente pueda necesitar para expresar sus opiniones? Con el enorme éxito de las redes sociales, en particular Facebook y Twitter, y de ciertos tipos de plataformas de Internet, como Amazon y Storytel (un proveedor sueco de audiolibros de rápido crecimiento), esto se ha convertido en una tarea urgente.

Amazon controla el mercado del libro

Considere la posibilidad de publicar libros. Amazon y Storytel no venden libros de algunos autores si consideran objetables sus opiniones. Si bien esto puede ser apropiado en el caso de la pornografía infantil o los manuales terroristas, estas empresas van mucho más allá. Por ejemplo, Amazon felizmente ofrece un libro que defiende el transgenerismo para los niños, Let Harry Become Sally (Hypothesis Press, 2018), de la escritora científica Kelly R. Novak, pero se niega a incluir un libro que critica ese transgenerismo para los niños, When Harry Became Sally ( Encounter Press, 2018), del filósofo Ryan T. Anderson. Tal decisión de Amazon hace una gran diferencia cuando la compañía controla la mitad del mercado de libros impresos en los Estados Unidos y quizás dos tercios del mercado de libros electrónicos. Del mismo modo, algunos editores han tenido dificultades para conseguir que Storytel publique libros críticos con el fundamentalismo islámico: los descartan como ‘discurso de odio’.

El extraño caso de Yiannopoulos

Considere las redes sociales, especialmente Twitter y Facebook. Algunas personas que han acumulado seguidores en esas plataformas se han vuelto económicamente dependientes de ellas. Un ejemplo es el inconformista británico Milo Yiannopoulos, que solía ganarse la vida dando conferencias, recaudando donaciones de fans y vendiendo artículos y libros. Durante un tiempo, tuvo 300.000 seguidores en Twitter y más de dos millones en Facebook. Derechista gay (de origen judío y casado con un hombre afroamericano) y ávido seguidor de Trump (él llamaba a Trump ‘papá’), disfrutaba provocando a los izquierdistas. Cuanto más enojados se ponían, más alegre se veía Yiannopoulos. Pero en 2016, Twitter lo prohibió permanentemente por acumular abusos en sus tuits sobre Leslie Jones, una actriz afroamericana. Y en 2019, Facebook lo prohibió. Estas acciones no solo han privado a Yiannopoulos de una plataforma, sino que prácticamente lo han llevado a la bancarrota.

¿Fueron razonables estas acciones de Twitter y Facebook? Estoy de acuerdo en que los ataques de Yiannopoulos a Leslie Jones fueron ofensivos e indignantes. En protesta, dejó Twitter (antes de que prohibieran a Yiannopoulos). Pero una figura pública como una actriz conocida tiene que acostumbrarse a la publicidad no deseada. Debería haberlo ignorado en lugar de dignificarlo con una respuesta, por sincera que haya sido. Habría sido un asunto completamente diferente si Yiannopoulos hubiera publicado su dirección o número de teléfono o hubiera animado directamente a las personas a acosarla o intimidarla. Eso podría haber sido interpretado como una incitación a la violencia, como una supuesta acción ilícita inminente, y podría decirse que no debería permitirse en ninguna plataforma pública. La prohibición de Facebook tampoco fue razonable en mi opinión. Si bien muchas de las declaraciones públicas de Yiannopoulos son extremadamente descorteses e insultantes, debe recibir argumentos o simplemente ignorarlo. Recuérdese el punto de Mill de que la opinión recibida debe ser refutada enérgica y seriamente, si no es para endurecerse en el prejuicio. También es algo falso acusar a Yiannopoulos de incitar a la violencia, cuando la violencia a su alrededor ha sido producida principalmente por sus oponentes que han tratado de impedirle hablar en las universidades y que en ocasiones lo han agredido físicamente.

Un presidente vetado de las redes sociales

La movida más polémica de Twitter y Facebook probablemente fue cuando prohibieron definitivamente al mismísimo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tras el motín en el Capitolio del 6 de enero de 2021, pocos días antes de dejar el cargo. El ascenso de Trump al poder se debió en gran medida a que, a través de las redes sociales, pudo eludir al establecimiento republicano y llegar directamente a sus seguidores, los 89 millones de ellos. Si bien perdió las elecciones presidenciales de 2020, recibió más de 74 millones de votos y ganó 25 de los 50 estados. En otras palabras, Twitter desconectó a un político que no solo había sido presidente de los Estados Unidos durante cuatro años, sino que también había sido considerado apto por más de 74 millones de estadounidenses para continuar en el cargo. Ciertamente se necesita algo de valor para impulsar una fuerza como esa desde una plataforma. O tal vez fue arrogancia: Twitter podría sobrevivir sin Trump, pero ¿podría Trump sobrevivir sin Twitter?

He dicho antes que en 2016 habría votado por Hillary Clinton en lugar de Trump, principalmente por dos razones: ella parecía una opción segura, mientras que él no actuó presidencialmente y apoyó el proteccionismo que yo, como partidario comprometido del libre comercio , considerar pernicioso. Pero Trump fue mejor presidente de lo que esperaba. Desreguló la economía y redujo los impuestos, nombró jueces competentes, se mostró firme con China y se dio cuenta desde el principio de la epidemia de lo crucial que era desarrollar vacunas (Operación Warp Speed). Sin embargo, Trump fue un mal perdedor . Debería haber respondido con gracia a su derrota, como Richard M. Nixon, quien podría haber convertido en un problema las irregularidades en las elecciones presidenciales de 1960, especialmente en Illinois, pero decidió no hacerlo. Además, Trump solía ser increíblemente grosero en sus tuits.

Un pretexto, no una razón

No consideraría la rudeza habitual de Trump y su descortés negativa a conceder la elección presidencial suficiente para prohibirlo en las redes sociales. La razón oficial fue, por supuesto, que él había incitado al espantoso motín en el Capitolio el 6 de enero. Pero esto es difícilmente plausible. Es cierto que Trump fue demasiado reacio y lento para condenar el abominable ataque, pero nunca lo animó ni lo elogió, al menos no directamente. Para explicar su prohibición, Twitter se refirió a dos tuits escritos después de los disturbios. El primero fue: ‘Los 75,000,000 de los grandes patriotas estadounidenses que votaron por mí, AMÉRICA PRIMERO y HACER AMÉRICA GRANDE OTRA VEZ, tendrán una VOZ GIGANTE en el futuro. ¡¡¡No se les faltará el respeto ni se les tratará injustamente de ninguna manera o forma!!!’ El segundo tuit fue: ‘A todos los que han preguntado, no iré a la Inauguración el 20 de enero’. No puedo interpretar estos tuits como incitaciones a la violencia, y el segundo de hecho fue tan lejos como llegó Trump al conceder la elección.

Es una pregunta interesante si se puede responsabilizar parcialmente al presidente por las acciones de sus seguidores más fervientes, y se puede argumentar, pero no debe olvidarse que fueron ellos quienes actuaron, no él. No puedo dejar de concluir que lo que las redes sociales dieron como razón para prohibir a Trump fue más bien un pretexto. La dirección y el personal de izquierda de Twitter y Facebook se habían sentido resentidos durante mucho tiempo por cómo usaba estas plataformas para sus propios fines, pero solo se atrevieron a desconectarlo después de que perdió las elecciones y estaba a punto de salir. En comparación, Mahathir Mohamad, ex primer ministro de Malasia, tuiteó después de la decapitación por fundamentalistas islámicos de un profesor de francés, Samuel Paty: ‘Los franceses en el curso de su historia han matado a millones de personas. Muchos eran musulmanes. Los musulmanes tienen derecho a estar enojados y matar a millones de franceses por las masacres del pasado. Aunque Twitter borró el tuit, no cerró la cuenta de Mohamad.

La computadora portátil de Biden y el virus de Wuhan

Deben mencionarse otros dos ejemplos atroces. Poco antes de las elecciones presidenciales de 2020, el New York Post publicó extractos del material encontrado en la computadora portátil de Hunter Biden, el hijo del oponente de Trump, Joe Biden. Este material indicaba que el hijo estaba usando sus conexiones familiares para hacer tratos lucrativos en el extranjero, en Ucrania y China. Pero Twitter y Facebook prohibieron cualquier mención de la historia sobre la base de que la computadora portátil había sido robada. Esto no era estrictamente hablando. Parece que el disco duro había sido copiado y luego entregado al periódico. Sea como fuere: el material probablemente fue obtenido ilegalmente. Pero en el pasado, otros periódicos, incluidos el Washington Post y el New York Times , no han dudado en publicar material que les ha sido filtrado, es decir, obtenido ilegalmente. El New York Post , uno de los periódicos más grandes de Estados Unidos, tampoco puede ser descartado como una voz marginal.

Aún más vergonzoso para los dos gigantes de las redes sociales fue la prohibición de los informes que sugerían que el coronavirus podría haber escapado de un laboratorio en Wuhan y no haber saltado de un animal a una persona. En los primeros meses de la pandemia, hubo esfuerzos frenéticos por parte de científicos conectados al laboratorio de Wuhan para silenciar toda discusión sobre esta posibilidad, y la Organización Mundial de la Salud, aparentemente en conjunto con las autoridades chinas, también la descartó. Tanto Twitter como Facebook siguieron el juego, y durante un tiempo no permitieron ninguna mención de esta posibilidad. Pero finalmente levantaron la prohibición, ya que quedó claro que esta hipótesis era bastante plausible, aunque las autoridades chinas han hecho difícil o incluso imposible llegar a una conclusión definitiva. El escritor científico Matt Ridley comenta: ‘Encontrar el origen de Covid importa porque el virus ahora probablemente ha matado a aproximadamente 16 millones de personas, y les debemos a ellos y a sus familias investigar. Importa porque los malos actores (terroristas y estados canallas) están viendo el episodio y preguntándose qué pueden hacer en términos de bioterrorismo o investigación de patógenos. Y es importante porque necesitamos saber cómo prevenir la próxima pandemia’.

Los medios sociales como portadores comunes

Algunos de mis amigos liberales no ven estos ejemplos como problemas de libertad de expresión. Observan que Amazon, Twitter y Facebook son empresas privadas que pueden decidir con quién hacer tratos. Después de todo, mi argumento era que mi derecho a hablar no implicaba su deber de escuchar o de poner sus recursos a mi disposición. Pero esto es sólo parcialmente cierto, creo. Estas empresas también son empresas de transporte público, al igual que las empresas de telefonía, las carreteras privadas o los hoteles. La diferencia entre una compañía telefónica por un lado y una editorial o un periódico por otro lado es que la compañía telefónica no puede rechazar a un cliente porque está diciendo tonterías. Tiene que ofrecer sus servicios a todos los clientes que pagan. Asimismo, el propietario de una vía privada puede cobrar un peaje por su uso, pero no puede prohibir que las mujeres conduzcan por ella simplemente por el hecho de ser mujeres (incluso si en algunos países se permitió conducir a las mujeres recientemente). Una vez más, el propietario de un hotel no puede negarse a atender a personas de color (incluso si esta era la práctica hasta hace poco tanto en Sudáfrica como en el sur de los Estados Unidos). El punto es que la discriminación en una plaza pública (a diferencia, digamos, de un club privado) tiene que ser material. Por supuesto, un maestro puede discriminar entre un estudiante capaz y uno mediocre dando calificaciones más altas al mejor. Pero él o ella no debe calificar a los estudiantes según su color o credo. El propietario de un restaurante puede exigir un código de vestimenta especial en su establecimiento, pero no debe negar la entrada a las personas simplemente porque son asiático-estadounidenses.

La diferencia entre las redes sociales de hoy y las empresas privadas en un mercado competitivo no es solo que pueden ser consideradas empresas de transporte público o plazas públicas, sino también que disfrutan de lo que es casi un monopolio. Como acabo de señalar, un monopolio significa que no hay otro lugar a donde ir. Quizás la mayoría de la gente no estaría demasiado preocupada por el hecho de que los dos Goliat pueden silenciar a un agitador como Milo Yiannopoulos. Pero tienen el poder, además de la audacia, de echar al mismísimo presidente de los Estados Unidos, con más de 74 millones de votos a sus espaldas. Quizás la historia de la computadora portátil de Hunter Biden no fue muy importante (aunque uno puede imaginarse lo que habrían hecho el Washington Post y el New York Times con material comprometedor obtenido de uno de los hijos de Donald Trump). Pero las redes sociales intentaron durante un tiempo suprimir lo que ahora se considera comúnmente como la hipótesis más plausible sobre el origen del coronavirus, que ha causado una pandemia mundial y ha puesto al mundo patas arriba durante dos años.

¿Debe revocarse la inmunidad?

Las redes sociales pueden y deben establecer reglas, por ejemplo, contra la pornografía infantil, las actividades terroristas y la incitación a la violencia. Pero, en mi opinión, han ido demasiado lejos al restringir la libertad de expresión, al menos en los Estados Unidos. Cabe señalar que, según las leyes de los Estados Unidos, donde tienen su sede, actualmente no son responsables de lo que dicen sus usuarios. De acuerdo con la Sección 230 del Título 47 del Código de los Estados Unidos, sobre la Comisión Federal de Comunicaciones y la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información, ‘Ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será tratado como el editor o hablante de cualquier información proporcionada por otro proveedor de contenido de información.’ Si las redes sociales comienzan a censurar opiniones, por muy impopulares que sean en este momento, fuera de lo que deberían considerarse sus preocupaciones legítimas, entonces esta inmunidad podría ser revocada. Las redes sociales difícilmente pueden gozar de inmunidad y actuar como censores al mismo tiempo. Personalmente, preferiría tanta libertad en línea como sea posible, pero esto significaría que las redes sociales tendrían que revisar significativamente sus políticas y reconocer su propia falibilidad.