Normas más estrictas de Bruselas sobre los componentes de los smartphones

Ciencia y Tecnología - septiembre 19, 2022

Tags:

Los teléfonos y dispositivos móviles deberán tener etiquetas de eficiencia más precisas

Según el Financial Times, la UE ha iniciado los procedimientos para los cambios relacionados con los requisitos de los teléfonos inteligentes y los dispositivos móviles en general, con el fin de garantizar un ciclo de vida más largo para los dispositivos tecnológicos y evitar el riesgo de obsolescencia programada que prevén la mayoría de las empresas de móviles.

El comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, presentará la propuesta de directiva ya después de las vacaciones de verano. El comisario francés explicó lo necesaria que debe ser la legislación en este sentido para ir en contra de la insana costumbre, impuesta por las empresas productoras en los últimos años, de cambiar de smartphone cada 3 años como máximo. Esta duración de los dispositivos tecnológicos no es admisible, ni por una mera cuestión económica, ni por el cuidado del medio ambiente que ya no puede considerarse una previsión marginal en el mundo de la producción en masa.

La solicitud de la Comisión Europea prevé que al menos 15 componentes, incluidas las baterías y otros elementos esenciales para el funcionamiento de los smartphones, puedan seguir estando disponibles como piezas de recambio durante al menos 5 años a partir de la fecha de salida al mercado del objeto en cuestión, además de una vida útil de la batería de al menos 500 recargas completas sin que los signos de deterioro que se prevén actualmente aumenten la venta de nuevas baterías o la compra de un nuevo smartphone por parte del usuario. Así, según las nuevas directivas, los cargadores deberán ser, de aquí a 2024, compatibles con la práctica totalidad de los teléfonos inteligentes que ya están en el mercado, para evitar la acumulación de estos accesorios de difícil eliminación.

Cada smartphone deberá tener una etiqueta de eficiencia energética, como las que ya se utilizan para la mayoría de los electrodomésticos del mercado, en la que se indique la duración mínima de la batería y la resistencia probada a las caídas, para evitar sorpresas desagradables a los compradores con un dispositivo tecnológico que supera, como suele ocurrir, los miles de euros y que puede tener problemas de funcionamiento ya después de los primeros meses de uso. Las medidas en estudio incluirán la fiabilidad, la facilidad de desmontaje para facilitar la sustitución de elementos individuales, los incentivos para las reparaciones, el acceso a piezas de repuesto críticas y el aumento del reciclaje.

La intención de Bruselas también estará relacionada con la erradicación de las prácticas comerciales desleales, ampliando la lista negra de prácticas prohibidas en el mercado de la UE. Con la nueva normativa, por tanto, los fabricantes de dispositivos tecnológicos ya no podrán omitir la posible presencia de características técnicas, como el software y las aplicaciones internas, destinadas a degradar deliberadamente el dispositivo para facilitar su sustitución. Las cualidades ecológicas de los productos no pueden ser más ostensibles si no se prueban adecuadamente. Ya no podrán exhibir marcas relacionadas con la sostenibilidad si no están reconocidas por la comunidad europea y si no están justificadas por pruebas de laboratorio específicas y no podrán omitir la posibilidad de que el aparato deje de funcionar con el uso de piezas de recambio no originales.

La nueva normativa no sólo tendrá como objetivo lo relativo a la duración de los aparatos electrónicos, sino que, al aumentar su ciclo de vida, contribuirá a reducir las emisiones de CO2 en unos 10 millones de toneladas, un resultado que sólo es posible, por ejemplo, con la eliminación de 5 millones de coches de la carretera.

Para convencer a Europa de que endurezca la normativa relacionada con la posibilidad de regenerar los smartphones, también está aumentando la tendencia a comprar teléfonos móviles reacondicionados, o sea, aparatos de segunda mano que vuelven a salir al mercado después de haber sido limpiados y desinfectados a fondo y de haber pasado por una serie de controles tan específicos que pueden permitir a la empresa que los vende ofrecer una nueva garantía que puede incluso superar los 2 años típicos de un producto nuevo. La elección de un teléfono móvil reacondicionado ha sido la mejor opción para un usuario cada vez más numeroso, incluso en Italia, en lugar de comprar un objeto que de otro modo habría costado hasta 3 veces más. La proliferación de páginas web que ofrecen teléfonos móviles reacondicionados a precios relativamente muy ventajosos ha permitido evaluar el mercado de los smartphones de segunda mano, de aquí a 2024, en unos 65.000 millones de euros y para 2027 podría crecer hasta un 10% más.

Según el estudio de la web Certideal, especializada en la venta de productos tecnológicos reacondicionados, el mercado también se está expandiendo en Italia y regiones como Lombardía, Liguria y Lacio son las que cuentan con un mayor número de clientes de entre 20 y 70 años, que han elegido teléfonos reacondicionados con una buena media de satisfacción. De hecho, en comparación con 2020, en las 3 regiones recién mencionadas, el gasto en electrodomésticos renovados se duplicó en 2021 y va en aumento.

Otro hecho relevante es que las marcas que sufren más «regeneraciones» son las más reconocidas también porque ciertamente tienen la mayor parte del mercado y son elegidas sobre todo por una cuestión de aceptación social por parte de los más jóvenes, que han aprendido, con el tiempo, a aceptar la eventualidad de que su objeto tecnológico de moda sea un objeto de segunda mano pero aparentemente completamente nuevo.

Con la batalla contra la obsolescencia programada emprendida por la UE, los fabricantes de tecnología de todo el mundo tendrán que adaptarse a unas normas que, por fin, podrán garantizar la transparencia y la equidad al usuario medio que, de lo contrario, se vería obligado a gestionar gastos inesperados por un instrumento, como el smartphone, que se ha convertido, con razón, en esencial en la vida cotidiana. En la actualidad, en todos los hogares europeos, o casi, los cajones están llenos de accesorios, ya sean cargadores o auriculares con cable o los propios teléfonos móviles, que ya no tienen razón de ser y que, por tanto, deben ser eliminados de una u otra forma y sin la certeza de que el procedimiento se realice conforme a la ley. El objetivo principal es la capacidad de reciclar todos los elementos posibles de su dispositivo móvil para evitar que dure menos del tiempo necesario para amortizar el coste. La posibilidad de pedir a los fabricantes que creen objetos que puedan utilizarse con los mismos accesorios, aunque sean de marcas diferentes, seguramente no será aceptada de buen grado, pero ahora es necesario ofrecer una economía de consumo que pueda definirse como verdaderamente ecológica.

Si los teléfonos inteligentes y las tabletas, así como los smartwatches y teléfonos móviles de la generación anterior, tuvieran la posibilidad de ser regenerados en caso de daño o problema de hardware, con el uso de piezas de repuesto siempre disponibles y reciclables, el consumo de energía necesario para su producción y uso, se reduciría en un tercio. Algunos países europeos, como Francia, ya han iniciado procedimientos de adaptación a las últimas normas ecológicas relacionadas con la tecnología y la presión sobre las empresas más grandes es ya considerable. En Italia, el tema acaba de ser tomado en consideración, pero el aumento del mercado de electrodomésticos reacondicionados es un buen augurio. Italia ocupa actualmente el undécimo lugar en el mundo, entre las naciones más dependientes del uso de teléfonos inteligentes y la primera en Europa, con un mercado de crecimiento neto a pesar del descenso del mercado tecnológico mundial debido a la pandemia y a la falta de suministro por la guerra de Ucrania. Estos datos sugieren que Italia podría ser la primera nación en beneficiarse de un cambio tan importante en la producción y comercialización de dispositivos móviles y, las empresas locales, podrían aprovechar las nuevas oportunidades de negocio internacional que la nueva normativa podría introducir.

La tecnología es actualmente uno de los principales sectores económicos del mundo y la optimización de la producción debe ser un elemento clave para definir la nueva era. Europa está promoviendo un cambio que podría ser trascendental para todo el mercado mundial de dispositivos móviles.

Autor: Alessandro Fiorentino

The text was translated by an automatic system

Tags: