PLAN NACIONAL DE RECUPERACIÓN Y RESILIENCIA: ACTUALIZARLO PARA QUE RESPONDA A LAS NECESIDADES REALES

Política - septiembre 19, 2022

A medida que se acercaba la votación para dotar al país de un nuevo gobierno, se encendió un acalorado debate en Italia sobre el PNR y la conveniencia o no de pedir su remodelación a nivel europeo.

Pero, ¿qué es el PNR y por qué está en el centro del debate político?

El PNRR (Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia) es el documento que cada Estado miembro debe elaborar para acceder a los fondos de la UE de nueva generación (NGEU), la herramienta introducida por la Unión Europea para la recuperación tras la pandemia del 19 de septiembre para reactivar la economía de los Estados miembros y avanzar hacia una economía más sostenible y digital.

El NGEU es un paquete de subvenciones y préstamos de 750.000 millones de euros, cuyo componente central es el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (RRF), que tiene una duración de seis años, de 2021 a 2026, y un tamaño total de 672.500 millones de euros (312.500 subvenciones, los 360.000 millones restantes préstamos a bajo interés).

Italia es el principal beneficiario con 191.500 millones de euros de fondos repartidos entre subvenciones (68.900 millones) y préstamos (122.600 millones). A ellos hay que añadir unos 13.000 millones de euros del programa de Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa (React-Eu) y los 30.620 millones de euros adicionales asignados por el Gobierno de Draghi, que se utilizarán para completar los proyectos contenidos en el Plan de Recuperación.

En total, por tanto, los recursos que gestionará Italia superarán los 235.000 millones de euros.

El Plan italiano se divide en 6 «misiones»:

Digitalización, Innovación, Competitividad, Cultura y Turismo, Revolución Verde y Transición Ecológica, Infraestructura para la Movilidad Sostenible, Educación e Investigación, Inclusión y Cohesión, y Salud, absorbiendo los dos primeros por sí solos alrededor del 60% de los recursos.

Se trata de una cifra enorme, que determina la importancia de que Italia consiga cumplir todos los parámetros y plazos establecidos, pero que muestra inmediatamente una anomalía: la sanidad ha tenido la menor asignación tras una crisis que ha mostrado sus límites y carencias.

Actualmente, tras las dos primeras fases completadas con la consecución de los objetivos, el proceso para alcanzar los objetivos de diciembre se retrasa debido a la no activación por parte del actual gobierno de la mayor parte de los decretos de aplicación, y en estos días se procederá en etapas forzadas a concluir lo previsto, siendo el riesgo por tanto de que no se alcancen, como admitió el subsecretario de la Presidencia del Consejo, Roberto Garofoli, casi nulo.

Pero, ¿de dónde viene la idea de pedir una remodelación del plan?

Según la dirigente de centro-derecha Giorgia Meloni, la elaboración de un «nuevo plan» es una opción más que lógica si se tiene en cuenta que la recuperación había sido elaborada en función de una recuperación post-Covid-19 antes de la crisis energética y política provocada por la invasión rusa de Ucrania.

De hecho, los nuevos escenarios que surgieron, en primer lugar el aumento de los precios del gas y la electricidad, desencadenaron rápidamente un aumento imparable de la inflación y un incremento desproporcionado de los costes energéticos en toda Europa y, naturalmente, en Italia.

Imaginar que se reordena una parte de los recursos para destinarlos a nuevos escenarios críticos, sobre todo en relación con la transición ecológica, que a día de hoy parece difícil de llevar a cabo si tenemos en cuenta que tras la guerra de Ucrania se decidió reactivar las centrales de carbón para suplir las dificultades energéticas, parece en realidad una opción de sentido común y acorde con la situación real.

Hay que añadir que, como ya se ha mencionado, gran parte de los recursos son un préstamo y no son a fondo perdido, por lo que parece poco probable que no se pueda renegociar un préstamo, aunque sea dentro de ciertas directrices y garantizando, como también se prevé en el programa político de la coalición de centro-derecha, la plena utilización de los recursos del PNR, incluso compensando los actuales retrasos en la ejecución.

En definitiva, una elección que podríamos definir como de verdadera politik para quienes se disponen a gobernar una nación en crisis económica como Italia, previendo un posible reajuste de recursos en función de los escenarios del momento, en lugar de considerar lo escrito y presentado como un dogma intocable.

Por lo tanto, hacerse la pregunta de si el plan presentado es realmente intocable parece más que legítimo, si no acertado.

Giorgia Meloni, líder de Fratelli d’Italia, el partido de centro-derecha que actualmente figura como número uno de Italia, cree que es necesario y que la remodelación es más urgente que nunca.

En cambio, Gianni Letta, secretario del Partito Democratico, el principal partido de centro-izquierda de Italia, cree que el PNRR es intocable en su formulación actual, una formulación a la que su partido contribuyó en gran medida durante el gobierno de Draghi.

Personalmente, pensamos que la capacidad de adaptar las opciones a las situaciones reales es una de las principales habilidades que debe tener un político, por lo que creemos que plantearse una remodelación es una opción lógica y acertada, y que no desencadenaría ningún «terremoto político» dentro de la UE, salvo por parte de quienes siempre han intentado «teledirigir» las opciones económico-políticas de Italia, con el beneplácito de la izquierda y sus dirigentes.

Autor: FeMo

The text was translated by an automatic system