Cambio EUR / USD: causas y efectos, riesgos y oportunidades.

Comercio y Economía - septiembre 19, 2022

El tipo de cambio euro/dólar (EURO/USD) en las últimas sesiones sigue trazando una tendencia negativa a medio plazo en beneficio del dólar. El tipo de cambio euro/dólar pasó de 1,14 a principios de año a niveles por debajo de la paridad que no habíamos visto en veinte años, una acción importante también a nivel psicológico. El tipo de cambio euro/dólar del 25 de agosto de 2022 alcanzó los 0,9985.

La paridad euro/dólar está en el punto de mira de todos los mercados mundiales de divisas. Hay que remontarse al periodo de la crisis de las puntocom (2000-2002) para ver niveles como estos, cuando, en esta ocasión, el tipo de cambio tocó un mínimo histórico de 0,82 y la tensión sobre la moneda única se debe, principalmente ahora, a las presiones energéticas. Es un momento de incertidumbre para Europa, tanto por la inflación provocada por los choques de oferta (debido a los costes de la energía), como por la inestabilidad económica, por lo que el diferencial de los tipos del euro frente al dólar ha ido aumentando (como se explica a continuación).

El análisis técnico muestra que los niveles de soporte a vigilar se encuentran en la paridad EURO / USD y en torno a la zona de 0,98, mientras que al alza, sin embargo, los niveles de resistencia de la zona de 1,05 deben ser observados.

El problema de estos niveles también está relacionado con el elevado número de posiciones especulativas sobre el fortalecimiento del dólar «largo neto», aunque todavía no hayan alcanzado volúmenes excesivos. La escasa probabilidad de resolución de las tensiones geopolíticas y las continuas incertidumbres sobre la subida de tipos, no hacen más que favorecer al dólar como moneda/refugio.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, en un discurso no demasiado largo en el Simposio de Política Económica de Jackson Hole en 2022 «Reevaluación de las limitaciones de la economía y la política», fue muy preciso al reiterar sus mensajes: «Recuperar la estabilidad de los precios requerirá tiempo y un gran uso de nuestras herramientas para equilibrar la oferta y la demanda. Reducir la inflación al 2% requerirá probablemente un periodo de crecimiento por debajo de la tendencia». Estas declaraciones no gustaron mucho a los mercados, que esperaban una actitud más optimista, sobre todo a tenor de los datos ligeramente mejores registrados en julio. Estas intervenciones para atacar el consumo se justifican por el hecho de que, mientras que en los casos de inflación causada por choques de demanda, las políticas monetarias restrictivas (aumento de los tipos de interés) tienen un efecto casi inmediato, en el caso actual, en cambio, para bajar los niveles de inflación a partir de la oferta, el aumento de los tipos no puede ser suficiente por sí solo, sino que hay que alinear la demanda con la oferta y la única manera de hacerlo es enfriar la propia demanda. Para Europa, en particular, el choque de oferta es aún más marcado, siendo completamente exógeno, debido a que, por lo tanto, la subida de tipos del BCE sirve para controlar las expectativas de inflación frente al choque energético. El panorama del BCE es más complejo que la estrategia de endurecimiento de la Reserva Federal, por lo que en un momento de volatilidad e incertidumbre se alimenta la ventaja para el dólar.

Este artículo intenta resumir las causas y los efectos del actual tipo de cambio EURO/USD desde un punto de vista macroeconómico.

Europa, desde principios de año, está en el centro de las cuestiones económicas y geopolíticas debido al conflicto entre Rusia y Ucrania. La dependencia de Europa del gas ruso, en particular de Alemania, ha puesto de manifiesto la fuerte diferencia de suministro con el resto del mundo, lo que ha provocado un fuerte aumento de los precios de la energía y las consiguientes mayores cargas para los hogares y la industria. En resumen, la situación actual sólo permite hipotetizar un inevitable escenario de crecimiento negativo. Piénsese, por ejemplo, en los datos macro publicados por Alemania en los que se registra el primer déficit comercial mensual desde 1991 debido a los altos costes de importación y a la menor demanda de exportación.

Desde el punto de vista de los mercados financieros y de divisas, esta situación ofrece perspectivas operativas para el reposicionamiento de las carteras financieras, en vista de una probable recesión europea que los mercados ya parecen estar descontando y pesa sobre estos descensos, la fuerte y duradera presión del racionamiento del gas, más generalmente del aumento de los precios de las materias primas.

En el ámbito de la UE, este riesgo preocupa y se están estudiando las distintas soluciones tácticas y estratégicas para combatir estos golpes a las empresas y los consumidores, ya que asusta el fantasma de una posible estanflación.

El choque de la oferta, debido al aumento de los costes de producción y al incremento de la inflación, frena el crecimiento en Europa, lo que provoca un debilitamiento del euro frente al dólar.

En cuanto a la situación del dólar, por otro lado, se sabe que la economía estadounidense tiene mayores niveles de autonomía en el frente de la energía y las materias primas, especialmente el gas natural. Por ello, ante una economía mundial en fuerte desaceleración desde principios de año, debido al repunte de la inflación, las políticas restrictivas de los bancos centrales y el conflicto ruso-ucraniano que no parece detenerse fácilmente, la preocupación de los inversores les empuja a desplazar su interés hacia la moneda refugio por excelencia, el dólar estadounidense, acumulando liquidez. Sin embargo, éstas son sólo algunas de las razones que justifican su apreciación, de hecho, incluso la política monetaria especialmente restrictiva de la Fed, cuyo aumento de los tipos de interés tiene como objetivo controlar la inflación lo más rápidamente posible, ha contribuido a ampliar el diferencial dólar-euro.

La pregunta más frecuente entre los expertos del sector está sin duda relacionada con la posible fortaleza del dólar estadounidense. Nadie sabe hasta dónde llegará la fortaleza de la moneda estadounidense, pero hay que analizar los datos económicos de vez en cuando. En este sentido, serán interesantes los datos de inflación y empleo en EE.UU., que ayudarán a decidir la intensidad y velocidad de las posteriores subidas de tipos por parte de la Fed.

Las intervenciones de los Bancos Centrales ponen de manifiesto una divergencia en el enfoque de la aplicación de la política monetaria de la Reserva Federal en comparación con el Banco Central Europeo. Seguramente, el objetivo de ambos Bancos Centrales es poner en práctica todas las tácticas en su poder para recuperar el control de la inflación. En el caso de Estados Unidos, sólo un probable debilitamiento del crecimiento económico y una caída de la inflación podrían llevar a la Fed a suavizar su política restrictiva, pero, hasta entonces, el dólar debería mantener esos niveles elevados.

Centrándonos más bien en la debilidad del euro, cabe señalar algunos efectos de esta condición, como el positivo vinculado a las exportaciones: con una moneda débil se puede exportar más fácilmente, favoreciendo la competitividad de las empresas europeas.

El único problema, obviamente, sigue siendo la inflación, cuyo aumento podría absorber este efecto positivo del cambio monetario. En comparación con el tipo de cambio EURO / USD examinado hasta ahora, hay que recordar que los Estados Unidos representaron en 2021 para Italia, por ejemplo, el tercer mercado de destino para la exportación de los sectores de la moda, los accesorios, la mecánica y la agroalimentación, por un valor de aproximadamente sesenta mil millones de dólares, pero, por otra parte, por supuesto, las importaciones son más caras. En este preciso contexto, el precio aumenta no sólo para los productos de alta tecnología estadounidenses, sino también para el suministro de energía. Piénsese, por ejemplo, en la compra de petróleo, cuyo precio por barril se expresa en dólares y, de nuevo, pensando en las alternativas de suministro, las hipótesis que circulan son las de compensar las reducciones de suministro de gas ruso, con importaciones de gas licuado de Estados Unidos, pagándolo, obviamente, en dólares.

En conclusión, las consecuencias del tipo de cambio EURO / USD también tienen repercusiones en el sector turístico, como las instalaciones de viaje, el alojamiento y las compras de los estadounidenses en Europa. Sin duda surge una ventaja a favor de Europa que, con la reanudación de los flujos turísticos, señala beneficios económicos para las industrias relacionadas.

Autor: Katia Franchitto

The text was translated by an automatic system