Los presidentes de los grupos parlamentarios piden a la Comisión y al Consejo Europeo que sancionen a Hungría

Política - agosto 26, 2022

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, ha vuelto a agitar los órganos de gobierno de la Unión Europea con su discurso sobre la «mezcla de razas». El Primer Ministro húngaro no se perdió la edición de este año de la universidad de verano organizada, tras una pausa de dos años debido a la pandemia de coronavirus, por los líderes de la comunidad húngara en Rumanía en Baile Tusnad y, como ya tiene acostumbrada a la opinión pública rumana e internacional, envió un nuevo mensaje a Europa.

Después de anunciar desde la tribuna del mismo evento en 2014 que quería construir un estado antiliberal basado en fundamentos nacionales, siguiendo el modelo de Rusia y China, en la 31ª edición del mismo evento el político húngaro habló de cómo le gustaría -o más bien cómo no debería ser- la sociedad húngara, es decir, no mezclarse con otras razas.

El discurso de Viktor Orban recorrió la prensa internacional y provocó fuertes reacciones en los foros europeos, los políticos rumanos y los líderes de la comunidad judía, así como dentro de su propio partido, el FIDESZ. Hungría vuelve a estar en el punto de mira de Bruselas, que ha retomado las conversaciones para sancionarla, activar el artículo 7 y «cortar» los fondos europeos.

«La izquierda internacionalista tiene un truco: dice que los mestizos viven en Europa de cualquier manera. Lo cual es falso porque confunde varias cosas. Hay un mundo en el que los pueblos europeos se mezclan con pueblos de fuera de Europa. Ese es el mundo de los mestizos. Y ese es el nuestro, en el que los pueblos que viven en Europa se mezclan entre sí. Por eso, en la cuenca de los Cárpatos, por ejemplo, no somos mestizos, sino una mezcla de pueblos que viven en su propio lugar de origen europeo», dijo el Primer Ministro húngaro el 23 de julio en la ciudad rumana de Baile Tusnad.

«Estamos de acuerdo en mezclarnos, pero no queremos convertirnos en una raza mixta, por eso detuvimos a los turcos en Viena y por eso los franceses detuvieron a los árabes en Poitiers«, explicó Viktor Orban.

Más allá de estas declaraciones, Viktor Orban también tocó el tema de la migración en su discurso y habló de demografía, nación y el declive de Occidente, enviando de nuevo mensajes a Bruselas.

«La cuestión más espinosa sigue siendo el problema demográfico. Hay más muertes que nacimientos (…) El segundo reto es el fenómeno migratorio, que ha dividido a Europa en dos. El fenómeno migratorio ha dividido a Europa en dos. Simplemente, Occidente se ha dividido, se ha partido en dos. Por un lado, tenemos países, naciones, donde conviven europeos y no europeos. Esos estados ya no son naciones, son conglomerados de pueblos. Ya no podemos hablar, digo, de Occidente, estamos hablando de una estructura postoccidental y, según las reglas de las matemáticas, ese gran cambio demográfico se va a producir. En esa parte de nuestro continente (…), el porcentaje de población no europea aumentará en más del 50%. Y tenemos la otra parte de Europa, la occidental, la central y la oriental, que somos nosotros. No quiero crear confusión, pero lo digo en un sentido espiritual, Occidente se ha trasladado a nuestra región. Aquí tenemos a Occidente, allí tenemos una estructura postoccidental y hay una batalla entre las dos partes de Europa. Así que hicimos una oferta a los postoccidentales, les dijimos «déjennos en paz y permítannos decidir con quién queremos ser vecinos y con quién queremos vivir». Los post-occidentales rechazaron esta oferta y dijeron «no, os convertiremos en lo que somos o nos hemos convertido». Ahora se habla menos de migración, pero créanme, nada ha cambiado. Bruselas y los equipos de Soros simplemente quieren obligarnos a aceptar a los inmigrantes», dijo Viktor Orban, según la traducción oficial citada por la prensa rumana.

La reacción del gobierno de Budapest fue, como era de esperar, a la defensiva, y su portavoz, Zoltan Kovacs, afirmó que se trataba de «una interpretación errónea» por parte de «gente que no entiende claramente la diferencia entre la mezcla de diferentes grupos étnicos del ámbito judeocristiano y la mezcla de pueblos de diferentes civilizaciones».

Parece que esta vez el político húngaro ha ido demasiado lejos, al menos esa es la postura expresada por una de sus más antiguas colaboradoras, la asesora de inclusión social Zsuzsa Hegedus. Anunció su dimisión pocos días después del discurso de Orban en Rumanía, tras 20 años de colaboración con el político húngaro.

Zsuzsa Hegedus dimitió en una carta abierta, en la que calificó de «nazi» el discurso de Orban en Baile Tusnad.

«Siento mucho tener que terminar una relación por una posición tan vergonzosa. Un texto puramente racista que habría gustado incluso a Goebbels. (…) Después de un discurso así, que contradice todos mis valores básicos, no me queda otra opción», dijo Hegedus, citado por la prensa rumana.

Al mismo tiempo, el Comité Internacional de Auschwitz dijo estar «horrorizado» por las afirmaciones del primer ministro húngaro sobre una «raza húngara no mestiza» y pidió a la Unión Europea que «se distancie de tales insinuaciones racistas», según AFP.

El discurso del líder nacionalista en Budapest, calificado de «estúpido y peligroso», recuerda a los supervivientes del Holocausto «los oscuros tiempos de su propia exclusión y persecución», dijo el vicepresidente de la organización, Christoph Heubner, según Agerpres.

La comunidad judía de Hungría también reaccionó contra el discurso de Viktor Orban.

«Sólo hay una raza de dos patas en este planeta, que trabaja, habla y a veces piensa: Homo Sapiens Sapiens», dijo el rabino jefe de Hungría, Robert Frolich, en un post de Facebook. Poco después, la comunidad religiosa judía de Hungría, MAZSIHISZ, emitió un comunicado en el que expresaba su preocupación por las declaraciones de Orban. «Los términos utilizados contradicen totalmente la práctica que representaba una seguridad única incluso a nivel europeo para la comunidad judía».

Los presidentes de los grupos parlamentarios de la legislatura europea han emitido una declaración conjunta una semana después del polémico discurso del líder de Budapest, criticando sus «declaraciones abiertamente racistas» y pidiendo a la Comisión y al Consejo Europeo que dejen de retrasar las sanciones contra Hungría activando el artículo 7 del Tratado de la UE.

«El racismo y la discriminación en todas sus formas deben ser condenados inequívocamente y combatidos eficazmente a todos los niveles», dice la declaración firmada por los líderes de los siete grupos políticos del Parlamento Europeo.

Piden a la Comisión Europea y al Consejo que condenen urgentemente las declaraciones de Orbán en los términos más enérgicos posibles y que pidan a este último que deje de retrasar las recomendaciones a Hungría en virtud del artículo 7 del TUE, que permite la suspensión de determinados derechos de un Estado miembro, incluido el derecho de voto en el Consejo de la UE.

Piden al Consejo que incluya esta cuestión en el orden del día de la próxima reunión y que ponga fin a los ataques al artículo 2 del TUE, recordando que los Estados miembros tienen la obligación de actuar como uno solo.

«La Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías. Estos valores son comunes a los Estados miembros en una sociedad caracterizada por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la igualdad entre mujeres y hombres» – Artículo 2 del TUE.

La declaración también pide que los problemas de Hungría en cuanto al respeto del Estado de Derecho, la democracia y los derechos fundamentales se aborden a nivel de la UE y que el Plan de Recuperación y Resiliencia de Hungría no se apruebe hasta que Budapest cumpla los criterios de financiación de la UE.

«También aprovechamos esta oportunidad para reiterar que no hay lugar para el racismo, la discriminación y la incitación al odio en nuestras sociedades. Pedimos que los gobiernos de la UE y a nivel de la Unión tomen más medidas, incluso contra la normalización del racismo y la xenofobia, y subrayamos la necesidad de un mecanismo de responsabilidad y seguimiento que garantice la aplicación efectiva de las políticas y la legislación de la UE contra el racismo», añaden los líderes de los grupos políticos del PE.

Hay que tener en cuenta que el partido de Viktor Orban, el FIDESZ, fue excluido del PPE, el mayor grupo político del Parlamento Europeo, en 2021, tras haber sido ya suspendido indefinidamente dos años antes.

La reacción más vehemente respecto a la clase política rumana fue la del presidente Klaus Iohannis, que calificó de inaceptables las declaraciones del primer ministro húngaro. Y pidió a la UDMR, que forma parte de la coalición gobernante en Bucarest, que presentara aclaraciones.

«Creo que es necesario que la RMDSU haga una aclaración pública, porque había gente de la RMDSU. Tienen que explicar si estaban de acuerdo con el contenido de ese discurso, que aplaudieron, lo que sería muy grave, o no entendieron el discurso y aplaudieron genéricamente. Nadie quiere provocar una crisis de gobierno porque un alto funcionario haya pronunciado un discurso erróneo», dijo Klaus Iohannis según la prensa rumana.

Sin embargo, estas aclaraciones aún no se han producido.

La portavoz del RMDSU, Csilla Hegedus, dijo a la televisión Antena 3 que el partido político no ofrecerá explicaciones.

«No comentamos las declaraciones del presidente Klaus Iohannis. Las palabras del primer ministro húngaro Orban Viktor en Baile Tușnad fueron sacadas de contexto y no es el caso de que demos explicaciones», dijo el viernes la portavoz de la UDMR.

Sin embargo, una posición diferente proviene del presidente del NCCD, apoyado por el RMDSZ, Csaba Asztalos, quien escribió en su cuenta de Facebook que habría iniciado un procedimiento de autoinvestigación en relación con las declaraciones del primer ministro húngaro, Viktor Orban, en Baile Tusnad si no se hubiera beneficiado de la inmunidad jurisdiccional, según el derecho internacional.

«Personalmente, si no considerara que existe inmunidad jurisdiccional, iniciaría un procedimiento de autoinvestigación en mi calidad de miembro del colegio rector», escribió Csaba Asztalos en su cuenta de Facebook el sábado.

Al mismo tiempo, Asztalos dijo a quienes pidieron su dimisión por no actuar dentro de sus competencias que pueden presentar quejas a la institución que dirige, como puede hacer cualquiera.

«El hecho de que haya expresado públicamente una opinión jurídica sobre la admisibilidad de una denuncia contra un jefe de Estado extranjero que haya cometido un posible acto de discriminación (posible porque no nos hemos pronunciado sobre el fondo), no significa que quienes deseen hacerlo no puedan presentar una denuncia ante la CNCD. Al contrario. Si lo hacen, el primer análisis será el de las excepciones (competencia, inmunidad jurisdiccional, etc.). Así pues, cualquiera puede presentar una queja sobre las declaraciones del Primer Ministro húngaro», escribió Csaba Asztalos.

The text was translated by an automatic system